zonas de presión.png

Contracturas 

musculares 

Las contracturas musculares no se forman repentinamente, sino que, por lo general, se forman después de:

 

  • Permanecer por mucho tiempo en posturas en las que se esfuerzan demasiado ciertos grupos musculares.

  • Hacer esfuerzos físicos para los cuales la estructura muscular no está preparada.

  • Vivir con falta de descanso y relajación durante el día y aún al dormir.

¿Por qué se genera una tensión o contractura muscular? 

Cuando al cuerpo se lo exige más para lo cual está preparado, después de utilizar la energía almacenada en las fibras musculares, recurrirá a utilizar una reserva de energía llamada Acido Láctico para poder satisfacer esa mayor demanda.

Si este proceso se repite frecuentemente, las fibras comenzarán a endurecerse, formándose así las contracturas. Al principio, las contracturas se manifiestan con sensaciones de incomodidad, ansiedad, ardor, pesadez o fatiga.

Por lo general, se considera que son normales y se irán solas, o bien, por diferentes motivos, no le ponen atención y aprenden a convivir con ellas durante toda la vida.

Las contracturas, además de disminuir el confort y la eficiencia, generan con el tiempo dolores y hormigueo, al comprimir los nervios y dificultar la circulación sanguínea y linfática.

Disminuyen, además, el rango de movimiento de las articulaciones, modifican posturas y hacen más propenso el cuerpo a generar desviaciones posturales y lesiones en los ligamentos (distensiones y esguinces) y en los músculos(calambres, desgarros).


la presoterapia relaja contracturas
y tensiones
musculares. 

Las contracturas se sienten como durezas en las fibras y, al presionarlas, podrá sentirse alivio, incomodidad o dolor, dependiendo del  grado de presión que se ejerza en éstas.